Difícilmente el avispón gigante asiático llegará a Latinoamérica - Plaguicidas.

Plaguicidas.info

Difícilmente el avispón gigante asiático llegará a Latinoamérica

By junio 3, 2020Plagas
Avispón gigante

Mayo 19 de 2020

Esta es la conclusión de varios expertos en insectos después de analizar las condiciones climáticas que necesita este gigante, conocido científicamente como Vespa mandarinia, depredador de otros insectos, particularmente de las abejas productoras de miel, apis melífera.

La extraña presencia de estos enormes avispones en EEUU generó una reacción apocalíptica en medios y redes sociales. La ciencia, científicos, entomólogos, y biólogos han explicado que el Vespa Madarinia, quien proviene de zonas subtropicales de Asia, necesita  de climas templados, con estaciones marcadas, razón por lo que descartan que pueda establecerse en el continente americano.

Distribución geográfica del Vespa Mandarinia Fuente: Instituto Von Humboldt, Colombia

Las hipótesis de cómo llegaron los avispones gigantes asiáticos a EEUU coinciden en que se transportaron de manera accidental en barco o avión, prácticamente se ha descartado que los avispones hayan volado entre los continentes. Sin embargo, también se ha identificado su presencia en Canadá, y se sugiere que ingresaron por separado. Los expertos descartan que exista una infestación, sin embargo, la alerta está presente ya que el clima del Noroeste de Estados Unidos y Canadá favorece el establecimiento de esta especie, aunque es poco probable que logre hacerlo en otras zonas del continente americano. Las autoridades hacen un llamado para que los ciudadanos no ingresen especies exóticas a sus países.

Fue un apicultor quien alertó sobre la presencia de esta especie cuando su colmena fue atacada. De acuerdo con el comportamiento de estos avispones en Asia, éstos suelen ser un problema para los apicultores ya que pueden acabar con una colmena en horas. Su tamaño de 5 centímetros los hace imponentes, sumado a unas fuertes mandíbulas que les permiten acabar con su presa para ir por las larvas y pupas con que se alimentan. Las abejas asiáticas han aprendido a defenderse de los avispones gigantes, su estrategia consiste en identificar al avispón centinela, un espía que se encarga de ubicar a la colmena y enviar una señal con hormonas a sus compañeros; las abejas  se abalanzan sobre éstey con el batido de sus alas elevan la temperatura a un punto tal que calcinan al centinela, impidiendo que este comunique a los demás avispones la ubicación de la colmena de abejas. Si fracasan en el ataque al centinela, los demás avispones llegarán a acabar con la colmena.

En la región estadounidense en donde ha sido identificada la presencia de esta especie se ha advertido sobre la amenaza que traen los avispones a las abejas locales, las cuales no cuentan con el sistema de defensa que han desarrollado las abejas asiáticas. Chris Looney, entomólogo del Departamento de Agricultura del Estado de Washington en Estados Unidos advierte que se encuentran en el momento clave para evitar que la especie se establezca en la zona. Si no logran erradicarla en los siguientes dos años, probablemente será muy tarde y las afectaciones a las abejas y apicultores locales será importante.

Una infestación del avispón gigante asiático en el continente americano que ponga en peligro a las abejas melíferas es un escenario con pocas probabilidades. Mientras que otros factores como los virus, los ácaros, las malas prácticas apícolas y agrícolas, el cambio climático y la pérdida de hábitats son dificultades tangibles frente a las que las abejas melíferas y en general los polinizadores son sensibles.

Más allá del impacto que tiene el ingreso de una nueva especie depredadora a un ecosistema, la presencia del avispón gigante ha sido sobredimensionada al presentarlo como un avispón  que amenaza a los humanos. Aunque expertos japoneses reportan que una picadura de un Vespa Mandarinia es más dolorosa que cualquier otra avispa y genera inflamación y  molestias  que persisten por varios días, se necesitaría de más de 200 picaduras para que causara la muerte de una persona. . Los avispones gigantes, igual a otras avispas no son agresivos a menos que se les moleste.

May Berenbaum, entomóloga de la Universidad de Illinois, explica que el público se preocupa por el insecto equivocado, resaltando que la verdadera amenaza se encuentra en los mosquitos. Por estas razones las preocupaciones por los insectos en América Latina deben enfocarse en otros  más cercanos como el Aedes aegypti, que puede transmitir dengue, fiebre amarilla o chikunguña.

Lee también: Conozca a Aedes aegypti, el mosquito transmisor del Dengue

El avispón gigante asiático ha generado controversia en los últimos meses, sin embargo, es importante resaltar que su presencia no genera una amenaza más allá de la zona en la que se ha identificado. Sin embargo, no se debe ignorar ; el control y erradicación de esta especie invasiva es clave para proteger a las abejas de la zona, y los cultivos que dependen de la polinización.

Control del avispón gigante 

En Asia este insecto es controlado con una estrategia de control integral:

  • Con personal capacitado en control de plagas, quienes identifican los lugares en donde permanecen los nidos, aprovechan que los avispones mayores han salido en búsqueda de alimento y se erradican las larvas con control químico (insecticidas).
  • El control natural también ayuda a mantener esta especie a raya, la reina hiberna en invierno, estación en la que muchos mueren.
  • El control cultural es tal vez el más importante, en Japón desde que se introdujo las apis melífera para la producción de miel, se implementan medidas de prevención en los apiarios como trampas en las entradas de la colmena.
  • En países como India, hay trabajadores en los apiarios que se alistan en la temporada de los avispones para defender a las colmenas con palos.
  • La captura de la reina es otra táctica que ha dado mejores resultados que la captura masiva de avispones trabajadores.
  • Finalmente, incorporarlos en la dieta es una táctica tan antigua como la humanidad. Muchas especies invasoras que ponen en peligro ecosistemas pueden ser parte de la oferta gastronómica, como el pez león recientemente en el Caribe. En algunos lugares de Japón el avispón gigante puede ser un delicioso bocado frito o un ingrediente que agrega un sabor exótico al arroz o a las bebidas alcohólicas. Prácticas similares a la de comer los chapulines en México o las hormigas en Colombia. No hay que olvidar que los insectos son una fuente importante de proteína, y muchos vaticinan que serán la proteína del futuro.

Fuentes: